Haz que los dias cuenten

Pocas palabras se pueden añadir a esta frase…

Alguna vez hemos puesto el objetivo demasiado lejano y dejamos de percibir los pequeños (o grandes logros) que obtenemos cada día…

O dejamos de percibir las pequeñas cosas que nos da la vida y que no solemos valorar en su justa medida (un gracias de nuestro hijo/a, una sonrisa de alguien extraño en la calle, una puerta que mantenemos abierta para que pase otra persona, una simple mirada de agradecimiento en la cola del autobús al quedarte al final)

O quizá cosas a las que nosotros no damos importancia, pero que para otros sí la tienen (reinstalar el sistema en un ordenador, preparar un bocadillo para alguien, o simplemente llamar un día por teléfono a alguien sólo para saber cómo está, sin ninguna razón especial)

Y dejamos pasar los días sin ver y sin TOMAR CONCIENCIA de qué es lo que hemos hecho diferente ese día, qué hemos hecho para crecer, o qué hemos aprendido, o qué hemos hecho para los demás o para nosotros mismos…

Y pasan los segundos, los minutos, las horas…y los días.

Y tras los días, las semanas, los meses y los años.

Y si te paras a pensar un momento, sólo el instante necesario que permita que tu mente se calme y se pregunte: ¿para qué?

¿Qué es lo que hay en mi vida que hace que los días cuenten?

¿Qué es lo que YO puedo hacer para que este día, HOY, al irme a la cama, sienta que este día ha contado realmente?