¿Y el poder de las palabras?

Todas y cada una de las palabras que utilizamos para expresarnos importan y mucho!

No sólo son un reflejo de nuestra educación, de nuestra forma de pensar o de nuestro estado de ánimo, también lo son de nuestra FORMA DE ENCARAR el mundo y lo que nos ocurre en él.

Cuando decimos “Lo que haces, me duele” estamos haciendo responsable a las otras personas de nuestros sentimientos y de nuestro bienestar… y poco podemos hacer nosotros para cambiarlo.

Cuando decimos “No soy capaz de cumplir este objetivo” estamos fomentado el efecto Pigmalión, o lo que se conoce como profecía autocumplida, y nos estamos limitando a nosotros mismos.

Cuando decimos mirando al pasado “No he sabido disfrutar de mi vida como me hubiera gustado…”, deberíamos ser capaces de añadir un complemento al final “…hasta ahora”. Y con ello, sin ser conscientes de ello, abrimos una puerta, una posibilidad…

Lo que decimos no es más que un reflejo de lo que pensamos, y de la manera en que nos regimos en el mundo…

Como decía el gran doctor Christian Barnard:

“Si piensas que estas vencido lo estas.

Si piensas que no te atreves, no lo harás;

Si piensas que te gustaría ganar pero que no puedes, no lo lograrás;

Si piensas que perderás, ya has perdido.

Piensa en grande y tus hechos crecerán;

Piensa en pequeño y quedarás atrás,

Piensa que puedes y podrás.

Todo esta en el estado mental”

Hay, sin duda, una relación muy estrecha entre lo que pensamos (y sentimos) y lo que decimos, y una relación causa efecto que es bidireccional.

Si conseguimos cambiar la forma en que decimos las cosas, si cambiamos nuestros hábitos y nuestras expresiones, podremos cambiar nuestros pensamientos y aumentar nuestras capacidades.

Desde estas páginas os invito a:

  • Cada vez que digas que has desperdiciado oportunidades, puedes añadir al final de la frase un “…hasta ahora”
  • Cada vez que alguien no cumpla con tus expectativas, también lo puedes verbalizar así: “He elegido sentirme dolido al ver cómo se ha comportado. Me lo permito el tiempo que me plazca y lo aprovecho para aprender hasta que elija de nuevo disfrutar!”
  • Cada vez que tengas ganas de decir “Siempre me sale todo mal” o “Todos los amigos me fallan”, puedes quizás decir “Esta vez me salido mal” o “Algunos amigos fallan algunas veces”

Parecen pequeños cambios, pero generan distintas estructuras mentales a poco que seamos capaces de repetirlos y cambiar el enfoque…

 

 

¿Las injusticias se pagan?

 

La vida no es justa.

No es justa con el niño que nace con una deformación o un retraso.

No es justa con el adulto que sufre un accidente sin ninguna responsabilidad y queda en silla de ruedas.

La vida no es justa con un refugiado que huye la tierra que lo vio nacer por guerras y hambrunas, buscando una vida mejor y queda atrapado en un campo.

La vida no es justa y debemos aceptarlo y enseñar a nuestros hijos que no lo es y no tiene por qué serlo.

Y debemos aprovechar las oportunidades que se nos presenten, oportunidades de disfrutar, de aprender y de VIVIR con mayúsculas.

En esta vida SI que hay personas que tratan de ser justas, y por todos lados hay muestras de heroísmo y solidaridad.

Esa es para mí la diferencia.

Porque cuantas más personas busquen esos ideales, mejor será nuestra sociedad y nuestro mundo…

Pero para ello, hay que “mojarse”, hay que implicarse y saltar las barreras de la comodidad, del “qué dirán”, del “yo no puedo hacer nada”, del “mi tiempo ya pasó”…

TODOS podemos hacer algo, TODOS, en nuestro entorno, en nuestro casa, en nuestro trabajo, en nuestro deporte. Con nuestros amigos o con nuestros hijos o nietos…

…ser EJEMPLO y ser ESPEJO!!!

 

¿Qué puede hacer el coaching por ti?

Quizá te hagas esta pregunta…

…Yo la formularía de otra manera: ¿Qué no puede hacer el COACHING por ti? Porque con nuestro apoyo, tomarás CONCIENCIA, encontrarás los RECURSOS dentro de ti, y, si te COMPROMETES, podrás conseguir lo que siempre has SOÑADO…

…porque…

…¿Dónde han quedado tus proyectos y tus ilusiones? No solo los que marcan una vida, también todos aquellos que no has osado emprender…

…esos a los que tu “entorno” calificaba de imposibles, de descabellados, o simplemente de riesgo, pero que, dentro de ti, sabes que te habrían aportado ilusión, alegría, reconocimiento, satisfacción…

… sabes que solo hay una vida, y, como bien dice DYER: “No te mueras con tu música en tu interior”.

Si realmente quieres CAMBIAR, verdaderamente te vamos a AYUDAR, y, con toda certeza, lo vas a CONSEGUIR.